Sergio…

Dios:
Que no sea haga nuestra voluntad, sino la tuya… pero si se puede, por favor, no te lleves a Sergio todavia! Dale una larga vida, para felicidad suya, de su familia y de sus amigos… para que llegue a tener chamos que puedan crecer, conocerlo y hacerlo reir de nuevo, y vivir una vida plena.

AMEN!