A MI HIJA MARIANA

Muy duro, pero muy cierto. Escrito por el padre de una profesional mas que quedo fuera de PDVSA…

> >A MI HIJA MARIANA..
> >Iván Fernández – 24 de Abril de 2003
> >En la cultura japonesa, cuando un hombre siente dolor e impotencia, se
> >dirige a una cumbre y grita fuertemente al viento para que lleve su
> >protesta ante sus dioses. Yo escribo para registrar mi grito de protesta
> >por el camino de odio y fractura social al que nos conduce el grupo de
> >ineptos y resentidos sociales que en mala hora nos gobierna…
> >Mi hija Mariana se va del país. Ella es una entre 18.000 empleados
> >despedidos que no tienen derecho a recibir la liquidación, ni sus
> >ahorros ni su fideicomiso porque algunos de sus líderes naturales se
> >pasaron de bando y hoy engrosan la otra banda y en la actual PDVSA no
> >hay quien haga valer la ley, porque los que están, están ocupados
> >cuidando sus puestos de la marabunta revolucionaria y de los militares
> >premiados, mientras (¿sin saberlo?) apuntalan el proceso.
> >Mariana no tiene dólares ni yo tampoco. A pesar de ello, insiste en irse
> >porque la revolución bonita le niega el futuro. Tiene más de tres meses
> >buscando un trabajo, pero los comercios están en baja, las fincas
> >invadidas, el hampa desbordada, los inversionistas espantados y la única
> >industria que funciona es la que fabrica mentiras y engaños. No hay
> >dólares excepto para los amigos que compran elegantes mansiones en Irak
> >y Cuba… ¡perdón!… en U.S.A. La impunidad campea y Lina puede
> >destruir bienes ajenos como las pancartas de Chuao… Los caballeros de
> >Llaguno (¡cuidado con llamarlos pistoleros!) son héroes de la
> >revolución, y de los asesinos de policías de la campiña el fiscal no se
> >acuerda.
> >Por eso se va, porque no existen oportunidades en el país y, aunque deba
> >dedicarse a otros oficios, prefiere esa incertidumbre a la triste
> >realidad de la Venezuela actual.
> >Muy a mi pesar, no puedo convencer a mi hija que se quede. En mis
> >tiempos, mis padres me dijeron que si estudiaba y trabajaba con
> >esfuerzo, el país me ofrecería oportunidades. Estudié en liceos
> >públicos, viví en barrios, me rocé con la estrechez económica y, con
> >mucho esfuerzo y el apoyo de la familia, me superé igual que hicieron en
> >su momento Juan Fernández, Horacio Medina y muchos otros que lejos de
> >acumular resentimientos y odios, le echamos pichón a la vida porque las
> >oportunidades dependían de nosotros mismos. Cursé una carrera
> >universitaria y antes de graduarme ya estaba trabajando. Como me auguró
> >mi padre, gracias a la herencia de la educación pude obtener un trabajo,
> >adquirir una vivienda, fundar un hogar, constituir una sólida familia y
> >brindar una buena educación a mis hijos. Todo ello hasta que llegó la
> >revolución bonita que, con su cargamento de odio y resentimientos,
> >engaños y fracasos, de una sola patada como las que dan los burros,
> >resquebraja mi mundo y obliga a la familia a separarse en la misma forma
> >en que ya ha dividido a la sociedad venezolana.
> >Al comandante le complacerá que los “gusanos” se vayan del país porque
> >la revolución no los necesita, como tampoco necesita del Fondo Monetario
> >Internacional ni de los dólares ni de las inversiones. La revolución
> >necesita recogelatas, mendigos, niños de la calle y desempleados que se
> >sientan agradecidos de los gallineros verticales, cultivos de tomates,
> >pimentones y de esa forma cada día nos pareceremos más a cubita la bella
> >con todo y su tarjeta de racionamiento y sus jineteras. La revolución
> >necesita mas círculos y gouveias que compitan para ver quien caza mas
> >metropolitanos, soldados y oligarcas, necesita mas diputados y
> >magistrados genuflexos para que aprueben e interpreten las leyes que el
> >comandante necesita para consolidar su proceso, necesita periodistas y
> >petroleros para que unos deformen la verdad y otros se amparen en un
> >velo constitucional muy espeso que les permita hacerse la vista gorda
> >con la destrucción de PDVSA y el atropello a su gente, necesita
> >militares que miren hacia otro lado mie! ntras lo s bandoleros cedulan
> >miles de extranjeros…
> >Sé que la decisión de mi hija es muy dura y que no la puedo cambiar
> >porque a sus veinticinco años tiene derecho y capacidad para asumir sus
> >decisiones. Pero le he dicho que, aunque el camino es largo, debe
> >quedarse para defender lo que en su momento será el país de sus hijos.
> >Ya sabemos hija que la revolución está armada y que tiene los bolívares
> >y los dólares que se niegan al desarrollo del país para comprar
> >conciencias baratas que están en liquidación. Sin embargo, nosotros
> >tenemos las mejores armas: la razón, el valor y una inquebrantable
> >voluntad democrática contra las cuales no puede ni el fracaso ni el
> >resentimiento social. También tenemos una mayoría resteada dispuesta a
> >jugar el topo a todo cuando sea necesario, y especialmente, tenemos a
> >unos compatriotas que, aunque confundidos y engañados, sabrán en su
> >momento sacar la cara por el equipo de Venezuela. Que por cada josé
> >vicente, por cada alcalde, por cada gouveia, por cada fosforito, por
> >cada general eru! ctador y por cada corrupto, nosotros tenemos un
> >ejercito inmenso de gente talentosa, organizada y decente como Juan
> >Fernández, Horacio Medina, Armando Izquierdo, Enrique Vásquez, Víctor
> >Guédez, Manuel Cova, Francisco Javier Larrañaga, Edgar Paredes, Eddie
> >Ramírez, Maria Luisa Vicentiní, Ana Alvarado, Camen Elisa Hernández,
> >Mireya de Amaya, Rafael Gallegos, Jupe, Ramón Torrealba, mi esposa Thaís
> >y miles mas de guerreros anónimos a quienes no nos faltará el guáramo en
> >la hora bonita ni nos rendiremos al sonar el primer tiro, como hizo
> >cierto comandante en el último golpe de estado. No tengas la menor duda,
> >hija, en que no existirán armas para detener a un pueblo arrecho, y que
> >esas mismas armas muy pronto se volverán en contra de quienes las mal
> >utilizan.
> >Mi hija Mariana, Albenis, Vicente, Ana Karina, Zulay y muchos que se van
> >o que ya se fueron, trabajarán como mucamas, taxistas y jardineros, pero
> >siempre tendrán la frente en alto y, en algún momento, con nuevas
> >experiencias y muchos bríos, regresarán y se reincorporarán a la lucha
> >para contribuir con el engrandecimiento de una patria libre y soberana,
> >sin el lastre del resentimiento social ni de revoluciones importadas que
> >ya han fracasado en todo el mundo..
> >Ve con Dios, hija mía… A falta de dólares y recursos, llévate la
> >maleta llena de esperanzas, de mis bendiciones y de mucho valor y
> >dignidad. A donde te dirijas, recuerda siempre tu educación y tus
> >principios, porque ellos te ayudaran a triunfar y regresar. Recuerda
> >siempre lo que aprendiste en PDVSA, de su gente, de sus cursos y de su
> >adiestramiento, porque eso no te lo pueden secuestrar como tus
> >prestaciones, y sobre todo recuerda que la patria es eterna y siempre
> >será libre. Estoy seguro que saldremos airosos de esta dura prueba y
> >que, en un futuro cercano, podremos reunirnos para celebrar nuestras
> >victorias. Reserva fuerzas para tu regreso, porque cuando vuelvas
> >tendremos que trabajar muy duro para reconstruir el país. Cuando estés
> >triste o te sientas sola, canta el Himno Nacional y recuerda nuestras
> >marchas. ¡No llores, canaliza tu dolor para resistir!
> >Ah… se me olvidaba: saca de la maleta el odio y la ira… No te los
> >llevas porque es exceso de equipaje; recu
erda que lo que sucede quizás
> >sea necesario para que maduremos como familia y como sociedad. ¡Hasta
> >pronto hija mía! ¡ Regresa pronto! ¡Que Dios te bendiga!
> >¡NI UN PASO ATRÁS! ¡SOMOS PDVSA!

Pense que este reply en relacion con el editorial de Forbes resultaba interesante, asi que lo comparti omitiendo el originador…

From: Manuel Hernandez

To:

Sent: Friday, May 23, 2003 7:05 AM

Subject: Re: Editorial on Venezuela by Steve Forbes…

Tienes razon en todo lo que dices, Juancho. De hecho, pocas personas que conozco articulan tan coherentemente el peo que tenemos en nuestro pais. Por otra parte, aunque cueste creerlo, no he sido objeto de un lavado de cerebro en este pais. De hecho, estoy por comprarme un par de libritos, del director de Bowling for Columbine, Michael Moore (buscalo en Amazon.com para que veas el calibre de conspiracy theory que el carajo se fuma) y no me encanta Bush y sus movidas de derecha que se cagan en el resto del mundo la mitad del tiempo (votaria democrata, si votara en este pais). Por ultimo, tengo fe en un referendum (tenia aun mas fe hace unos seis meses que ahora, pero igual algo de fe me queda), y como prueba, nos pegamos el viaje a San Francisco para inscribirnos en el Consulado venezolano de nuestra jurisdiccion… te reirias si te comento que “sorpresivamente” van seis meses de eso, y aun salgo votando en el Colegio Bolivar y Garibaldo, de El Marques.

Sin embargo, y despues de ver que a Hugo Rafael -al igual que a su maestro Fidel- no hay nada que le importe mas que su amada revolucion, incluyendo al pais, su gente y su economia; luego de ver la pelazon en la que ha caido casi toda la familia mia que ha quedado por detras; al ver que todos los ex-empleados de PDVSA familia mia no tuvieron otra sino tambien volar del pais (hoy en dia estan en Orlando, para donde ironicamente tambien vamos nosotros…); y luego de que a la impunidad de todos los dias, con la que tu y yo crecimos y nos “acostumbramos” a vivir (la que permitia que solo pudieramos regresar a casa viendo para todas partes como unos locos, antes de entrar al estacionamiento…), se le ha agregado una mas asquerosa impunidad: la de un gobierno al que no le importan las muertas de gente inocente que es victima de fanaticos politicos…. luego de todo eso combinado, la verdad es que no me importaria si un dia apareciera el carajo sentado a la derecha de Fidel, en un exilio cortesia (como dirias tu) de los militares de Venezuela, con la mano “peluda” de Estados Unidos u otra gente por detras.

Reconozco que eso no va a resolver el problema, porque el problema mas grande no es Chavez, sino la cagada de principios desfigurados que manejamos como sociedad desde hace muchos años, en los cuales el Teniente Coronel se encaramo para llevarse los votos para su casa… y por lo visto, no querer aflojarlos por unas cuantas decadas.

Un fuerte abrazo, brother…

————

Manuel Hernandez, M.Eng.

http://bilingualprojectmanager.com

—– Original Message —–

From:

To: Manuel Hernandez

Sent: Friday, May 23, 2003 5:57 AM

Subject: Re: Editorial on Venezuela by Steve Forbes…

coño Manuel, un comentario politico muy corto, pero es que no es la primera vez que me llega un articulo como este,

Tu de verdad crees que la posicion de Forbes es justificada? no te parece que es una sobre-dramatizacion de los eventos?

leiste lo que dice mas abajo acerca del efecto invernadero (llamando a los activistas “chicken-little”) y sobre patrocinar una fuga de cerebros franceses para castigar a ese pais por no apoyar la guerra del golfo?

A mi no me gusta Chavez bicho, para nada, y yo creo que si queremos evitar algo mas serio en Venezuela es importante que haya un referendum sobre el presidente.. pero “algo mas serio” nunca ha sido la exclusividad del Gobierno, han pasado barbaridades de bando y bando y aunque yo tambien culpo mas al gobierno, por el solo hecho de ser gobierno y la responsabilidad que eso implica, tambien pienso que hay radicales peligrosos del lado de una supuesta oposicion que basicamente no tiene ni pies ni cabezas..

Creo que la oposicion en Venezuela se ha debilitado por hacerse eco de lo peor del discurso de la derecha conservadora venezolana y mundial (como Mr Forbes que sugiere que los militares actuen, como si eso fuera una novedad en latinoamerica) y no aceptar que en nuestro pais hay dos realidades, dos que hay que conciliar para poder vivir en paz. Si es que somos mucho mas inteligentes que los “chavistas” (como mucha gente sugiere) entonces deberiamos estar en capacidad de entender eso, y de incluir a nuestros “opositores” politicos, o es que acaso eso no es democracia?, o es que se nos olvido que para nuestro disgusto Chavez fue electo democraticamente?..

solo ganas de discutir manolo, y de compartir algo de mi posicion al respecto,

un abrazo

jp