Anexo la noticia de una persona que ha sido victima de fraude en las firmas para el referendo. Por favor divulguen a su discrecion.

—–Mensaje original—–

De: Guillermo Barrios [mailto:barriosg@cantv.net]

Enviado el: Jueves, 29 de Abril de 2004 08:55 a.m.

Para: [nombres borrados]

Asunto: En carne propia

El CNE esta madrugada ha activado ‹con la diligencia que ha caraterizado sus actuaciones‹ finalmente su página web para verificar las firmas del revocatorio y me he encontrado con indignación que:

“La cédula de identidad número 4268593 (MI CEDULA) aparece como no válida, y no es susceptible a Reparo

Revocable: Hugo Rafael Chávez

————————————————————————

Comité Técnico de Revisión de Actas: Firma presente en: Planilla fuera de acta de entrega y/o cierre, Planilla entregada en blanco según acta, Planilla utilizada según acta en revocable distinto al destinatario en la Base de datos. Planilla Utilizada según Acta en un Centro de recolección distinto al diseccionado en la Base de Datos. ”

Quiero decirle a mi gente amiga,la gente que tengo en mi lista de correos, sin distingo de posición política, a los cuatro vientos, que eso demuestra la gran trampa, la vejación histórica a que hemos sido sometidos los ciudadanos por parte de este organismo que, en efecto, ha cumplido la solicitud de Iván Rincón al juramentarlos desde el TSJ, frase que todavía suena en mis oídos: “prohibido equivocarse”. Ya sabemos, sin cortapisas, a que se refería.

Yo fui organizador de la mesa donde firmé en Campo Rico, Petare, y huelga decirles que, con el cuidado con el que he desarrollado todas mis actividades académicas y profesionales, llené la planilla correspondiente de acuerdo a lo indicado…, y sin asistencia siquiera.

Tengo copia de esta planilla que distribuyó Súmate y no encuentro ningún problema en ella que impida que mi voluntad sea respetada. Tampoco, es obvio ante la imposibilidad de acceder a un organismo electoral tomado, sitiado, encontraré ahora una respuesta.

Ya sé que no estoy sólo en esto. Ya a esta hora cuento x docenas los amigos ‹de similar convicción, de tesón y voluntad, de comprobada capacidad para llenar una planilla de cinco rubros sin equivocarse‹ a quienes se les niega

también todo derecho. A todos los que caímos, por voluntad de este arbitro

insólito, en este renglón de ³firmas no válidas², se nos cierran las puertas en esta encrucijada. El resto, no sólo los que reparan (y que deberán acudir en masa), sino hasta aquéllos que están en las ³válidas². Éstos tienen una nueva oportunidad: la de convertirse en pequeños heberto padillas, para gloria suprema de la revolución bonita, cada día más empeñada en reeditar lo peor de la cubana.

Vivir esto en carne propia me deja con indescriptibles sentimientos de rabia, de vejación e impotencia. Pero también en total auto ‹infinita e íntimamente irrefutable‹ de la histórica trampa que, con tecnicismos baratos y antidemocráticos, ha sido urdida por el régimen y sus secuaces del CNE.

Soy todo oídos para sugerencias sobre cómo canalizar la denuncia y la solicitud de respeto de mi voluntad de ciudadano. Si alguien sabe qué se puede hacer, si alguien intuye algún camino posible, desde ya les digo que estoy abierto a emprenderlo y a unirme con otros en mi condición para no dejar aquí, en estas letras de la ira, lo que considero una violación flagrante de mis derechosŠ, si es que podemos pensar que todavía vivimos en una sociedad democrática.

Guillermo