España > Madrid a Barcelona: Septiembre 26, 2005

Luego de concluir Andreina exitosamente la entrevista que tenia pendiente en la Embajada, salimos un ratico a pasear por la Gran Via. Afortunadamente descubrimos un “outlet” de Zara cerca del hotel, donde compramos la unica ropa que compramos durante el viaje. De resto, como les comente anteriormente, estaba todo prohibitivo.

Despues de almorzar, enfilamos de regreso al hotel, para salir corriendo para Atocha. Antes de llegar al hotel, me desvie para comprarle pañales y Wipes a Santiago. Las farmacias alla son un poco raras, y no consegui pañales en dos de ellas donde pregunté, asi que termine en El Corte Ingles (donde mas!), una especie de Target a-la-Española!

Cuando finalmente recogimos nuestros tickets para el tren, pudimos tomarnos un minuto para sacarnos una foto en la estacion. Madrid es una ciudad sumamente seca, asi que el interior de la estacion lo tienen acondicionado de forma muy especial. Hay un area entera con “misters” echando aguita, para refrescar el ambiente, hay palmeras y otras matas (de lo mas tropical). Aqui ven a Andre y el Papucho, mientras el engullia un helado (“ice quim“) antes de abordar el tren.

El viaje en tren desde Madrid a Barcelona toma casi cinco horas, pero se pasan volando (como en Viasa…) El panorama es bien lindo, aunque al principio es un poco arido (Castilla). Eventualmente, a partir de Zaragoza, empieza a cambiar todo. Cataluña lo recibe a uno con un cambio de look que resulta dificil de ignorar. Aqui nos ven al gordo y a mi, sonriendo en el camino.

Cuando llegamos a Barcelona, Andre y Gonzalo nos habian preparado una recepcion por todo lo alto. Hasta tenian preparados fuegos artificiales para recibirnos… bueno, en realidad ayudo el que ese dia coincidiera el cierre de las festividades por el Dia de Barcelona (creo), y estabamos ubicados en un punto privilegiado de la ciudad, casi al lado de la Plaza España (Montjuic), poco mas abajo de donde se veia perfectamente el espectaculo.


Para terminar la noche, el Papucho y Gonzalo se pusieron a ojear un nuevo libro de Manu Chao, titulado “Siberie M’Etait Conteee“, que terminamos trayendonos. Es un libro ilustrado de canciones y poesia, que viene acompañado de un CD sumamente divertido, al mejor estilo de Manu Chao.

Esa noche, creo que no tardamos mucho en caer rendidos, al poner la cabeza sobre la almohada…

En proximos dias estare colocando aqui mas fotos e historias del viaje, junto con comentarios totalmente “off the wall” sobre la cultura del vino, del cafe, del cigarrillo, del futbol, del jamon, del queso… de la buena vida, en España. Y OLE!